El papel del voluntariado

Voluntariat1

El voluntariado tiene un papel específico en nuestras entidades asociadas, complementario y no sustitutorio del trabajo profesional, aportando otra mirada a la labor de la entidad y al trabajo con y para las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.   

Los principios que inspiran nuestra acción son:

  • Considerar la persona voluntaria como transformadora de la sociedad y agente de cambio social.
  • Hacer del voluntario un apoyo positivo, diferente y potenciador de las personas con las que trabaja.
  • Visualizar la tarea de los/las voluntarios/as en cada entidad y valorar su importante contribución en la misión.

Desde Dincat queremos que las entidades se comprometan a:

  • Motivar la participación de personas voluntarias.
  • Velar por su formación y acompañamiento.
  • Definir las funciones y el papel del voluntariado en la entidad.
  • Incitar su participación también en la vida federativa.

Actualmente existe una gran cantidad de personas voluntarias que trabajan de forma altruista en las entidades asociadas con la finalidad de apoyar y acompañar a las personas con discapacidad intelectual o en las tareas de la propia entidad.

Dincat quiere que en el futuro las entidades lleguen a reconocer la figura del voluntario como motor y pieza fundamental de cada organización. Eso supone, muchas veces, un cambio de paradigma de funcionamiento y de organización interna.

Profesionales y voluntarios comparten el proyecto de la entidad en la que trabajan, su misión y los objetivos que se propone. Son parte importante y constitutiva de la organización. La diferencia entre voluntarios y profesionales, en cualquier entidad, viene dada por el tipo de vinculación (no existe ninguna relación laboral) y por el tipo de tarea que llevan a cabo (de apoyo personal, de relación de amistad, de acompañamiento individual/grupal o de apoyo técnico a la propia entidad).

Resumiendo, el papel del voluntario consiste en:

  • Acompañar y dar apoyo a las personas con discapacidad intelectual y sus familias.
  • Contribuir en la mejora de su calidad de vida.
  • Facilitar su inclusión social.
  • Fomentar su autodeterminación y sus capacidades.
  • Establecer un vínculo significativo con la persona con discapacidad.

Recuerda: un voluntario no es un profesional poco o nada remunerado económicamente. Es una persona que ha escogido la opción de trabajar en una institución de forma altruista, gratuita y comprometida con la misión de la institución.